Whose space is it? Bogotá, Colombia

(Leer en Español…)

So I’m actually one of those people who defend the role of the public sector and speaks with a lot of scepticism about the private sector in the making of cities. Have you ever heard of gentrification? Don’t get me started… I don’t know about you, but the way things are going in large scale urban development makes me nervous.

City life is so beautiful when one can enjoy it in a collective way because at the end of the day, what makes a city, is its people. I mean, come on, what is the first thing you do when you go to a park in your city? You relate to other. You sit down on the grass, bench or whatever surface, look around and observe. The kids playing with a football, the students with a frisbee, the cute ancient couple on the bench across from you, the young sexy looking guy with the dog, or the sexy looking girl in her jogging outfit. I don’t know what floats your boat, but I do know that you can’t deny how fun it is to check out all the odd looking characters that roam the streets of your city.

Yet in many places, like Bogotá, not everybody is getting to enjoy city life in the same way. Not everyone gets to be an observer or the observed in peace, many get kicked out because they don’t look the part, yet they are in a public, and I repeat public space. In many cases, the access that people have to city spaces that are clean, safe and protected depends on how much money they have, or look like they have. Considering a city’s virtue and richness comes from those who dwell in it and that public space is by definition supposed to promote inclusiveness, participation and freedom of expression; the fact that only those who have enough money can enjoy its virtues, is seriously concerning.

Many of the places that are feeding this system of exclusion have been built and designed by private companies (and this is not to say that the public sector doesn’t play a part in this).

The 3 Frencheteers

So, following my long rant about public space, I want to show you something that has made me sceptical about my scepticism.

About 5 years ago, 3 frenchmen in Bogotá decided that the city centre needed a place where people could come and enjoy culture in many different ways without having to go to the expensive Modern Art Gallery, the expensive language school or the very expensive concerts that the city often offers; where big, hot-shot artists could come and give cheap concerts or exhibitions but also young debutantes could take a risk and show themselves and their work; or where people could have a reason to get involved in local cultural activities, by chance or intention. The centre needed a space that would contribute to the rich cultural scene that the city of Bogotá has, but has yet to be further discovered, particularly by those who are not directly involved, like me! Or you!

The adult playground: Introducing… A 6manos.

The adult playground

The adult playground

The adult table

The adult table

A 6 Manos

A 6 Manos

Christophe Vandekerckhove, despite his name which is difficult to pronounce, is one of the three charming frenchmen who came to the rescue of the neighbourhood’s cultural scene, describing the project as an idea that ‘took its shape as it went’.

‘El puro hasard!’ (Spench) says Christophe. It used to be a parking-lot in the middle of town. Today it’s a dynamic little restaurant-bar-art-gallery-shop-concert-hall-and-many-other-things. The idea being that it be a place for everything, kind of like a shopping centre but in a cultural sense, hence the shopping-cart logo (apparently).

When I first walked in, I looked around and couldn’t help but smile like an idiot. I felt like a child in an adult body…but not out of place. It was strange. You kind of have to go there to get what I mean. Or maybe you’ve felt like this before? It’s a great feeling, you should definitely go there.

Having interviewed Christophe, it turns out that not only has 6manos had an impact in the neighbourhood by providing a space where locals can observe and admire young musical or artistic talents, taste delicious food, learn new skills, languages and exchange experiences; but they have also participated, in the making of similar initiatives, for example by working with the Ministry of Culture to develop and implement the ´Corridor of Culture´ policy and strategy in Bogotá; an attempt to maintain and develop symbolic spaces in the city, through their revitalisation and appropriation, promoting cultural activities in an attempt to recuperate their significance.

Sceptical about my scepticism

So yes, A 6manos presents an example of a project driven by a set of individuals who aimed to have an impact in the promotion of the neighbourhood´s cultural experience, participation and development. And guess what? They are technically private sector! (But in my defence, definitely a very generous private sector who wants to collectively share its space, a rare thing!). It’s also an exhibit of how public policies and strategies can learn from, particularly due to its effectiveness in implementation, private sector projects. I stand, somewhat, corrected.

When in Bogotá…

Also check out Las Nieves, once a fabric factory abandoned for 25 years, until its owner transformed it in to a series of open art studios and spaces of exhibition. Today, two generations of artists have used the space and every year it opens for exhibition in October.

Cra 8 con calle 20A, Bogotá, Colombia

Cra 8 con calle 20A, Bogotá, Colombia

Its entrance is hidden in what seems to be a very inconspicuous place, particularly for an art studio of its category. Although, having said this, you could also argue it was a perfectly evident location for an art studio of its category. It all depends on how you view artists and whether or not you approve of their love for drama and egocentrism (sorry artists! I like to think of myself as one too, so I’m allowed to say this).

As you wonder in, take the ancient elevator that can still be controlled by a lever (this was very exciting for me). Check out Carlos Blanco‘s studio, he is one of the co-founders of the space.

Carlos Blanco studio, Las Nieves, Bogotá, Colombia

Carlos Blanco studio, Las Nieves, Bogotá, Colombia

Carlos works with air, paper and shades. He has exhibited all over the world and works  here, along with 14 other artists.

studio1

Catalina Mejía’s studio, Las Nieves

Las Nieves gives you a very special opportunity because not only are these studios open for exhibition but they are open for the public to meet the faces and unique characters behind each piece of art.

Entering an artists’ studio is like entering an artists’ soul. It’s where they keep all their ideas, secrets and mistakes! Yes, artists make mistakes.

Another place to check out is El Parche.  A duplex within a partly abandoned building turned in to an artist-residency which is also an art gallery. All-in-one.

studioelparche1

El Parche, carrera 9 con clle 22

Once again a relatively difficult door to find. This second project provides a space where young student artists are invited from different parts of the world to prepare an exhibition based on works done with local communities. The original group, El Parche, is from Oslo, Norway.

studioelparche2

Inside El Parche, exhibition room

These spaces don’t onIy support emerging artists, but they can also be a link to a wide network within the art scene of the city. There is a huge network out there, you just need to know where to look and I don’t recommend starting with the guidebook.

It’s our space, enjoy it!

Advertisements

El espacio de quién? Bogotá, Colombia

(Read in English…)

En general soy el tipo de persona que defiende el rol del sector público y que habla con bastante escepticismo en cuanto al sector privado y sus intervenciones en la construcción de la ciudad. Has oído de la gentrificación? No te imaginas… No se tu que piensas, pero viendo la manera con la cual se están construyendo las ciudades con proyectos de gran escala, hoy en día, me desconcierta un poco.

La vida en la ciudad es tan bella cuando uno la puede disfrutar de manera colectiva, porque finalmente, es su gente que le da esa belleza. ¿Cuál es la primera cosa que haces cuando vas a un parque en tu ciudad? ¿Te sientas a observar? Los niños jugando con la pelota, los estudiantes con el frisbee (o hasta de pronto te animas a sumarte al plan), la pareja anciana y adorable sentada en la banca en frente de ti, el guapo paseando a su perro o la guapa en su ropa de deporte escuchando música… No sé, no sé cuales son tus preferencias, pero no puedes negar que es muy divertido observar a la gente peculiar que conviven en una ciudad.

No obstante, que en muchas ciudades, como Bogotá, no toda persona puede disfrutar la ciudad de esta manera. No todos pueden sentarse a observar o ser los observados en paz sin que los echen del parque por no aparentar el tipo de persona que debería de estar en ese lugar. En muchos casos, el acceso que tiene la gente depende de la plata que tiene, o de la plata que aparenta tener. Considerando que la virtud y riqueza de una ciudad nace de la gente que la habita y que el espacio público debe, por definición, promover la inclusión, la participación y la libertad de expresión; el hecho que solo el que aparenta tener un cierto nivel económico puede disfrutar de sus virtudes, es bastante preocupante.

Muchos de los lugares que nutren este sistema de exclusión han sido diseñados y construidos por el sector privado (lo que no significa que el sector público no ha tenido una parte que jugar en este sistema).

Los 3 Mosqueteros en Bogotá

Bueno, para tomar un respiro de mi pequeño sermón sobre el espacio público, les quiero enseñar un lugar que me ha hecho poner en duda mi posición, de una manera positiva y de pronto te hará cuestionar la tuya también…o podrás usar este como un ejemplo más para contradecirme!

Hace 5 años, 3 franceses en Bogotá decidieron que el centro de la ciudad necesitaba un lugar donde la gente podría disfrutar de la cultura de muchas maneras distintas sin tener que ir a la galería excesivamente cara, la escuela de idiomas excesivamente cara o el concierto excesivamente caro (por ejemplo, Esteropicnic). El centro necesitaba un lugar donde no solo los grandes y famosos artistas podrían exponer y tocar sino también los jóvenes y emergentes; y donde la gente podría involucrarse en actividades culturales aprovechando estar en el lugar correcto en el momento correcto, o porque lo buscaron. El centro necesitaba un lugar que contribuyera a la riqueza cultural de la ciudad que aún no había sido descubierta por la gente que no están directamente involucrados con ella, por ejemplo tú y yo!

El parque para los adultos: ….Presentando A 6 Manos.

The adult playground

El parque de los adultos

The adult table

Las mesas de los adultos

A 6 Manos

A 6 Manos

Christophe Vandekerckhove, a pesar de su nombre que es difícil de pronunciar, es uno de esos personajes peculiares que toca conocer. Además, es uno de los 3 franceses que llegaron a rescatar la escena cultural del barrio en cuestión. Christophe describe el proyecto como una idea que se materializó haciéndola.

Fué ‘el puro hasard!’ dice Christophe, saltando del español al francés como si nada, un verdadero cosmopolita. Se transformó de un estacionamiento a un espacio dinámico que combina restaurante-bar-galería-de-arte-sala-de-concierto-y-muchas-otras-cosas. La idea principal es que sea un espacio para todo, un poco como un mercado en el sentido cultural, de ahi viene la idea del logo del proyecto que es un carrito de mercado.

La primera vez que entré, di algunas cuantas vueltas sonriendo como una boba. Me sentía como una niña pequeña dentro del cuerpo de un adulto, y extrañamente, no me sentía fuera de contexto. Es una sensación bastante placentera, de pronto ya lo has sentido, y si no, deberías de ir a sentirlo.

Al haber entrevistado a Christophe, resulta que A 6 Manos no solo ha tenido un impacto en el barrio al proveer un espacio donde los locales pueden observar y admirar el talento juvenil, enriquecer su conocimiento culinario, desarrollar su creatividad, sus habilidades en un idioma extranjero (o conocer a un extranjero/a); si no que también han participado en el diseño e implementación de las políticas del Corredor Cultural que esta implementando el Ministerio de Cultura con la Alcaldía.

Escéptica sobre mi escepticismo

Si, A 6 Manos presenta un ejemplo de un proyecto que ha logrado impactar el barrio a nivel colectivo y positivo. Promoviendo la experiencia cultural, la participación y el desarrollo del barrio. Y ¿que crees? La iniciativa se considera como parte del sector privado construyendo un espacio alternativo de expresión en la ciudad. Yo sé qué estás pensando, ¿hay que pagar para participar en el espacio? Si, por la comida, pero no por las actividades que se llevan a cabo, como los talleres y las exhibiciones. Entonces, como había mencionado, este ejemplo me hace dudar mi posición inicial respecto a que el sector privado se limita a crear espacios de exclusión. El proyecto es una intervención a escala pequeña, pero no se puede negar el hecho de que presenta una alternativa viable para la creación de espacios de expresión cultural en cuanto a la vida pública de los ciudadanos.

Ahora una cosa es que este espacio este abierto a toda persona, y otra es que toda persona decida hacer uso de él.

Cuando estés en Bogotá…

También visita Las Nieves, que en un momento dado fue una fábrica de textiles, abandonada durante 25 años hasta que su propietario la transformó en una serie de estudios y espacios de exhibición para artistas locales. Hoy en día han pasado dos generaciones de artistas por estos espacios iluminados de expresión. Y cada año abren sus puertas en Octubre para la exhibición de BogArte.

Cra 8 con calle 20A, Bogotá, Colombia

Cra 8 con calle 20A, Bogotá, Colombia

Su entrada esta escondida en un lugar inesperado para un estudio de arte de su categoría. Entre varias puertas pintarrajeadas esta una verde menta. Es esa. Pensando en ella una segunda vez, también podría ser el lugar perfecto para este tipo de estudio. Todo depende de tu opinión sobre el egocentrismo de los artistas y su amor por el drama.

Al entrar usa el elevador antiguo que aún es manejado por una palanca (esto me pareció bastante emocionante). En el cuarto piso encuentras el estudio de Carlos Blanco, es uno de los co-fundadores del espacio.

Carlos Blanco studio, Las Nieves, Bogotá, Colombia

Estudio de Carlos Blanco, Las Nieves, Bogotá, Colombia

Carlos trabaja con aire, papel y sombras. Ha puesto exhibiciones en muchos países en el mundo y trabaja junto con otros 14 artistas.

studio1

Estudio de Catalina Mejía, Las Nieves

Este espacio te da una oportunidad no solo para hacer una visita personalizada a la obra de estos artistas si no que también para conocer los personajes que se encuentran detrás de cada obra.

Entrar en estos estudios es como mirar el alma de cada artista. Esos son donde ellos guardan sus ideas, secretos y errores!

Otro lugar para visitar es El Parche.  Un dúplex, dentro de un edificio medio abandonado, que se ha transformado en una residencia de artistas que también es estudio y galería. All-in-one como se dice en inglés.

studioelparche1

El Parche, carrera 9 con clle 22

Una vez más te encuentras buscando entre edificios abandonados y puertas pintarrajeadas. En este segundo espacio, jóvenes, estudiantes de arte de varios países son invitados a vivir y preparar una exhibición junto con la comunidad local del barrio. El grupo original de El Parche es de Oslo, Noruega.

studioelparche2

Dentro de El Parche, modo-exposición

Estos espacios no solo apoyan a artistas emergentes locales si no que también pueden llegar a ser un vínculo con el mundo del arte en Bogotá. El tipo de cosa que uno no encuentra en las guías turísticas.

Es nuestro espacio, disfrútalo!